Nuestra objetivo social: recuperar y preservar la memoria de los asesinados y represaliados en La Barranca y en toda La Rioja a raíz del golpe militar del 18 de Julio de 1936.

CEAQUA exige el cumplimiento de las resoluciones de la ONU sobre el franquismo

El organismo supranacional emitió 42 resoluciones encaminadas a la investigación, reconocimiento y reparación de lo sucedido durante la dictaudra.

La concentración ha tenidio lugar a las puertas del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. / 

La Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra los crímenes del franquismo (CEAQUA), a la que pertenecen diversas organizaciones que trabajan por la recuperación de la memoria histórica y el reconocimiento de las víctimas del franquismo, se concentró ayer jueves a las puertas del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, para exigir al Gobierno el cumplimiento de las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los crímenes de la dictadura.

El organismo supranacional, a través del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzosas, emitió el pasado mes de julio 42 resoluciones encaminadas a la investigación, reconocimiento y reparación de lo sucedido durante la dictadura, con medidas como la derogación de la Ley de Amnistía y la búsqueda de los más de 100.000 represaliados que continúan desaparecidos. “Queremos que el Ministerio de Exteriores plantee este asunto en el Parlamento. El gobierno tiene que acatar lo que dictan las Naciones Unidas, juzgar los crímenes y reconocer a las víctimas”, explica Julián Rebollo, miembro de la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo.

El pintor Juan Vallejo, miembro de la Comisión de la Verdad, denuncia que el Gobierno haya dejado vencer el plazo establecido por la ONU –el 31 de octubre– para comenzar a trabajar en la consecución de las resoluciones, y anuncia “movilizaciones y concentraciones de este estilo, hasta el 10 de diciembre, día de los Derechos Humanos”. Ese día la manifestación será, dice Vallejo, frente al Congreso de los Diputados, para denunciar lo que en su opinión es una “venganza del gobierno actual”: el hecho de que se “hayan retirado las subvenciones que el gobierno de Zapatero dio a la memoria histórica, que eran muy precarias, y que le estén dando reconocimiento a las víctimas del otro bando". “Es un insulto, un agravio y una crueldad”, sentencia Vallejo, que lamenta la falta de dinero para las exhumaciones. Una falta que están cubriendo con iniciativas populares, como la exposición organizada en el Espacio Tangente, en Burgos, por la Plataforma de Artistas Antifascistas y la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, y con la que se consiguieron los 14.000 euros que hicieron posible que “30 jóvenes de Aranzadi [sociedad de ciencias] exhumaran, a 40 grados y sin cobrar un duro, las fosas de Monte Estepar”. Aún quedan 700 cadáveres en la zona, para los que ya no hay dinero, según ha explicado Vallejo a DISO Press.

En la concentración había también expresos del penal de Burgos. Lucio de la Nava fue encarcelado en 1962 tras un consejo de guerra sumarísimo que le condenó a 8 años de prisión acusado de terrorismo. “Sufrí torturas brutales, 4 o 5 veces diarias durante los 9 días que estuve detenido bajo acusaciones falsas. Lo único que hice fue recaudar fondos para la huelga de mineros asturianos”. Tras 4 indultos, de la Nava permaneció en la cárcel 2 años y medio. “Quiero que me cierren la herida que me abrieron”. De la Nava pide “el reconocimiento de las víctimas, que los cómplices paguen por lo que hicieron y pidan perdón, y que ayuden a encontrar los cadáveres que aún están repartidos por España”, porque, en su opinión, “todo el mundo tiene derecho a dar a sus muertos la sepultura que considere oportuna”.

Luis Berlinches fue condenado a muerte en 1946, con 19 años, por pertenecer a la organización política Juventud Socialista Unificada. Fue indultado y encarcelado durante una década, también en el penal de Burgos. No cumplir con las resoluciones de la ONU le parece “el mayor crimen que pueda haber. Es una barbaridad que se deje al olvido el hecho de que mataran a la gente por sus ideas políticas”.

 JUAN ZARZA. Fuente: Diagonal Saberes