Nuestra objetivo social: recuperar y preservar la memoria de los asesinados y represaliados en La Barranca y en toda La Rioja a raíz del golpe militar del 18 de Julio de 1936.

El pasado diciembre

La Plataforma por una Comisión de la Verdad sobre los Crímenes del Franquismo...exigió la puesta en marcha de las recomendaciones dadas desde la ONU al gobierno de Rajoy.

Dos acontecimientos importantes para nuestra labor de memoria democrática fueron con los que se cerró el 2014. Por un lado, el esperanzador año nuevo que volverá a traer a estas tierras a la jueza Servini: nuevamente una parte de los grupos parlamentarios españoles se hicieron eco de las reivindicaciones de los querellantes desde la justicia argentina. Por otro, la Plataforma por una Comisión de la Verdad sobre los Crímenes del Franquismo, en el día de la máxima solidaridad e igualdad con nosotros mismos, el día Internacional de los DDHH, volvió a reunir a decenas de entidades exigiendo la puesta en marcha de las recomendaciones dadas desde la ONU al gobierno de Rajoy en relación con las desapariciones forzadas durante la dictadura. 

En el Congreso de los Diputados se celebró la primera de las acciones, y en ella fuimos recibidos por los representantes de los grupos de Izquierda Unida (Izquierda Plural), ERC, Amaiur y del Grupo Mixto que apoyaron el manifiesto de CeAqua a favor de la extradición de los imputados por la justicia argentina por crímenes contra la humanidad cometidos durante los diferentes gobiernos del general Franco. Y es por ello por lo que tuvo una intervención protagónica la abogada Ana Mesutti, abogada de la querella y denunciante del abandono institucional en que se encuentran las víctimas y sus familiares. La letrada volvió a recordar en sede parlamentaria que este proceso es posible gracias a la jurisdicción universal, proceso en el que se van recibiendo denuncias en todos los Consulados argentinos del mundo. Desde el de Chile anunció que se había recibido el último caso. La impunidad imperante parece que ve tambalear sus pilares.

Blanco Chevite (La Comuna), Soledad Luque (Bebés robados), Jacinto Lara (APDH), Elsa Osaba (Descendientes del Exilio), nuestro incombustible camarada Víctor Díaz Cardiel (Plataforma contra la Impunidad), Ángela Fernández (Preventorios infantiles), entre otros, pusieron cara y voz a lo que fue la represión en nuestro país y a la obligación de justicia que se exige. Oscar Blázquez, arqueólogo del Foro por la Memoria, aportó en el encuentro la necesidad de la judicialización en el procedimiento de la apertura de fosas comunes y la identificación de desaparecidos.

La necesidad de un gran acuerdo que ponga en marcha una Comisión de la Verdad independiente, pero que emane del Parlamento, volvió a ponerse de manifiesto entre los representantes de las entidades asistentes el día 10 de diciembre, en el Ateneo de Madrid, el día Internacional de los DDHH. Pero también avanzaron en otro de los pulsos que mantienen las entidades de memoria democrática y de víctimas con la Justicia y el Gobierno: asumir las resoluciones de Naciones Unidas, declararon, son el buen punto de partida para establecer un acuerdo político y social que ponga en marcha todas las medidas necesarias para impulsar un verdadero pacto que aborde una solución definitiva para las víctimas y se conozcan los crímenes cometidos durante el franquismo que la democracia española no ha sabido resolver hasta ahora y que está denunciada ante el Parlamento Europeo.

Y terminar con la mención de uno de los infinitos casos que existen en nuestra geografía: la fosa común de La Barranca, en Lardero (La Rioja), convertida en cementerio civil por los familiares y amigos y ejemplo de preservación de la memoria y de la recuperación de la historia de la represión, que sirvió para el debate y la explicación de uno de los escasos programas radiofónicos que nos acercan a estos temas.

Pero no debemos de terminar esta columna sin una mención a dos de los perfiles históricos que han marcado actividad durante el año: el médico Norman Bethune, brigadista canadiense en la guerra de España y protagonista indudable –junto a las casi olvidadas Matilde Landa y Tina Modotti- en el rescate de los huidos, hombre, mujeres y niños, de la carretera de Málaga a Almería en aquel terrible febrero de 1937; y la de la inmensa Pasionaria en el 25 aniversario de su fallecimiento. Dolores vive, no ha dejado nunca de estar con nosotros y nosotras.

FORO POR LA MEMORIA