Nuestra objetivo social: recuperar y preservar la memoria de los asesinados y represaliados en La Barranca y en toda La Rioja a raíz del golpe militar del 18 de Julio de 1936.

Goodbye Barcelona

Goodbye Barcelona es el jueves 12 de abril, a las 19,30 en el Centro Cultural Cajarioja Gran Vía 2. La entrada es libre y gratuita. 

GOODBYE BARCELONA (SUMARIO)

Goodbye Barcelona es un nuevo y apasionado musical basado en las experiencias de una mujer británica y su hijo durante la Guerra Civil española (1936-1939).

Narra la historia de Sam, un muchacho que en 1936 abandona Londres para viajar a España y unirse a los Brigadistas que combaten al fascismo, y de Rebeca, su madre, que decide seguir sus pasos.

El reparto está compuesto por nueve actores (siete principales y dos secundarios) y dos músicos (piano y percusión). La parte musical se caracteriza por combinar varios estilos entre los que destacan la música española y alguno de los temas tradicionales que interpretaban los Brigadistas.

La historia trata sobre lo que la gente normal es capaz de hacer cuando se decide a actuar y sobre el compromiso político de los que son y fueron capaces de arriesgar y sacrificar sus vidas en aras de la Justicia y la Libertad.  

El musical está dedicado a las Brigadas Internacionales y se inspira en la vida de  los hombres y mujeres de todo el mundo que decidieron unirse a estos batallones de voluntarios para enfrentarse a los fascistas durante la Guerra Civil española .

La idea de esta obra fue concebida en 2005 y durante los seis años de su gestación contó con el apoyo y patrocinio del Arts Council de Inglaterra, el International Brigade Memorial Trust y el Teatro Arcola de Londres. El espectáculo, estrenado en noviembre de 2011, año en el que se conmemoró el 75 aniversario de la Guerra Civil y la fundación de las Brigadas Internacionales, permaneció en cartel durante cinco semanas cosechando buenas críticas y un gran éxito de público.

GOODBYE BARCELONA (RESUMEN)

España, julio de 1936. Franco y sus tropas se alzan en armas contra la República española y el Gobierno legítimo que la representa. Los republicanos contraatacan y la Guerra Civil se extiende por el país. Dolores Ibarruli, La Pasionaria, famosa líder republicana conocida con el sobrenombre de “la madre de España”, hace un llamamiento solicitando apoyo internacional.

Octubre de 1936. Rebeca Abramski y su hijo Sam son sorprendidos en el East End londinense en mitad de una revuelta callejera. Oswald Mosley, cabecilla del  British Union Fascist, y su grupo de camisas negras emprenden una marcha por Cable Street con el fin de provocar a los judíos que residen en esta calle. Los habitantes se unen para detenerlos al grito de ¡no pasarán! Rebeca se siente orgullosa de la actitud adoptada por sus vecinos y de la colaboración prestada por su hijo. Sin embargo, cuando Sam le comunica que quiere defender estos mismos ideales anti-fascistas en el frente español siente un gran miedo: Rebeca es viuda y Sammy, que acaba de cumplir 18 años, es su único hijo.

Sammy está convencido. Su compromiso político, unido a la necesidad de hallar una identidad propia, acaba por vencer la resistencia de su madre que le bendice antes de partir. Cuatro meses más tarde, embargada por la incertidumbre y a falta de noticias sobre su paradero, decide seguirle.

Sammy se enrola en las Brigadas Internacionales para viajar a España con el propósito de combatir a Franco y frenar el avance del fascismo. Conoce a Jack, un veterano cínico y maduro de la Primera Guerra Mundial que, a pesar de la amistad que le profesa, duda del idealismo de Sammy. También conoce a George, un voluntario bastante más pragmático cuyo irrefrenable entusiasmo contagia a todo el mundo. La Pasionaria da la bienvenida a los brigadistas.

Rebeca se une a los equipos sanitarios y es enviada a varios hospitales de campaña antes de ser destinada al frente de Belchite. Allí conoce a Ernesto, un militante anarquista. Sammy, entre tanto, conoce a Pilar, una joven catalana que acaba de perder  a sus padres y que intenta sobrevivir en Barcelona mientras atiende a su hermana enferma.

La búsqueda de Rebeca no es fácil. Sus responsabilidades como enfermera le impiden dedicarse a esa misión. Tras el bombardeo y la destrucción del hospital, ella y Ernesto solicitan asilo en el convento en el que vive la hermana de Ernesto, una monja llamada María Gabriela. Después de una larga negociación, acepta auxiliarles pero cuando los falangistas descubren lo que ha hecho, la asesinan a sangre fría. Ernesto y Rebeca huyen a la desesperada intentando ponerse a salvo. Sus heridas físicas y morales, les obligan a alejarse momentáneamente del conflicto. Rebeca descubre que está esperando un hijo de Ernesto.

Jack, George y Sammy, que desconoce la presencia de su madre, continúan combatiendo a pesar de que la situación va de mal en peor. Una vez pasado el optimismo inicial, la realidad de la guerra comienza a cobrarse su cuota de víctimas. La hermana de Pilar ha muerto y las tropas de Franco van ganando terreno. El acuerdo británico de No Intervención coloca al ejército de la República en clara desventaja frente a los sublevados que cuentan con el apoyo incondicional de la Alemania hitleriana y del Duce italiano. La Pasionaria alienta y levanta el ánimo de las Brigadas y de los combatientes del bando republicano.

A pesar de su aparente cinismo y de las discusiones que los enfrentan, Jack desea ayudar a Sammy. George hace de mediador. Mientras todo esto sucede y la muerte y destrucción se extiende a su alrededor, la relación de Sammy y Pilar florece. Finalmente y justo antes de que Sammy regrese al frente del Ebro, hacen el amor. Rebeca y Ernesto reemprenden la búsqueda de Sam.

La República está perdiendo la guerra y las Brigadas Internacionales se preparan para abandonar España. Entre la muchedumbre de soldados y voluntarios, Ernesto y Rebeca se dedican a interrogar a los presentes tratando de localizar a Sammy. Encuentran a Pilar y a Jack, gravemente herido. George reconoce a Sammy en la fotografía que muestra su madre y le anuncia que éste ha muerto en la Batalla del Ebro. Rebeca no puede soportarlo. Por qué, se pregunta, decidieron venir a España para luchar en una causa que no era la suya. Han sido derrotados y Sammy ya no está. Ernesto reproduce las palabras de La Pasionaria: Rebeca debería sentirse orgullosa y tener la cabeza bien alta. Sammy ha defendiendo los únicos ideales por los que merece la pena vivir… y morir.

Los voluntarios comienzan a marcharse al mismo tiempo que Rebeca le suplica a Ernesto que le permita quedarse en España. Él insiste en que tiene que regresar a Londres para cuidar a su hijo.

La obra finaliza con una escena en la que La Pasionaria se despide de los voluntarios internacionales que abandonan Barcelona agradeciéndoles de todo corazón su colaboración y el empeño con el que han defendido la causa republicana.