Nuestra objetivo social: recuperar y preservar la memoria de los asesinados y represaliados en La Barranca y en toda La Rioja a raíz del golpe militar del 18 de Julio de 1936.

La peineta de Remedios

Amenos de veinte centímetros de la superficie, René Pacheco, arqueólogo encargado de la exhumación de la fosa de Alcalá del Valle (Cádiz), encontraba los primeros restos óseos en un cortijo conocido en la zona como El Baldío. “Los testimonios orales hablaban de que en aquel paraje podrían encontrarse tres personas”. Sin embargo, para sorpresas de todos, los arqueólogos han descubierto los restos de éstos y de un cuarto cuerpo, del que no se tenía constancia.

Las tres víctimas, reclamadas por sus familiares, ya habían sido identificadas gracias a testimonios orales recogidos por el historiador Fernando Romero. Una de ellas es Remedios Partida Morilla, vecina de Olvera, que vivía en la calle Tahona número 7 y en el año 36 trabajaba en la finca. “En la fosa estarían documentados también los posibles restos de su hijo José y de su nuera”, apunta Marco A. González, miembro de la ARMH, quien afirma que “las investigaciones apuntan que en la finca de El Baldío fueron asesinadas al menos cinco personas, todas ellas el 18 de septiembre de 1936”.

UNA PEINETA, UN PENDIENTE Y UN ANILLO

Los restos de los tres cuerpos han correspondido, tras su individualización, a dos mujeres y dos hombres, sin poder aún determinar a quién corresponde cada cuerpo. Pacheco ha destacado que “junto a los restos de proyectiles se han hallado algunos objetos personales de las mujeres”. Entre ellos una peineta, un pendiente y un anillo en la mano derecha que podría ser, muy posiblemente, de Remedios al conocer entre sus pocos datos biográficos que se trataba de una mujer casada.

El hallazgo de estos restos se ha llevado a cabo tras una compleja labor de detección metálica que ha permitido acotar la zona donde pudieron perpetrarse los asesinatos. Marco González ha destacado que ha sido muy revelador el testimonio de una persona que vivía en la finca en aquella época con apenas quince años. “En él narra cómo desde la ventana pudo ver cómo llevaban las víctimas a la carreta y después de varios disparos fueron enterradas bajo un olivo”.

Gracias a los rastreos realizados por la Asociación Hispania de Detectoaficionados a finales de junio, se localizó la ubicación de los terrenos que se encuentran en el camino sur de entrada a la casa, con la importante ayuda de fotografías aéreas de 1946 y 1956 que ayudaron a acotar el punto exacto de la fosa. Con los estudios realizados, el equipo de René Pacheco conoció en menos de dos horas, unos primeros indicios que han posibilitado, en gran medida, los trabajos de identificación y exhumación. “Ha sido asombrosa la rapidez de la búsqueda cuando en la fosa más 

SIN AYUDA DE LAS ADMINISTRACIONES

Marco ha destacado a Andalucesdiario.es la “importancia del movimiento social que ha permitido conocer estos resultados sin ningún tipo de ayuda por parte de la Administración Pública desde el año 2012”. La asociación memorialista ARMH ha podido financiar los trabajos gracias a los socios de este colectivo, además de la aportación de la cuantía del premio de Derechos Humanos de la asociación Alba/Puffin de Nueva York, recibido por este grupo el pasado mes de mayo.amplia de Alcalá del Valle que se ubica en el cementerio no conseguimos encontrar ni un solo resto en 2011”.