Nuestra objetivo social: recuperar y preservar la memoria de los asesinados y represaliados en La Barranca y en toda La Rioja a raíz del golpe militar del 18 de Julio de 1936.

SOLIDARIDAD OBRERA. 1 de octubre de 1.920. Fuenmayor, La Rioja

Un tirano, un asesino, uno que lleva dentro de sí el ansia de exterminación, el causante único de la tragedia de 1916, el terrateniente y parásito dañino Félix Azpilicueta, ha lanzado un manifiesto y en él trata de reivindicarse.

 Quiere aparecer,  se presenta como víctima, cuando no es sino el victimario.

El que no contento con someter a los patronos bajo su férula de Nerón en agraz, quiere también someter a los obreros, mas ante la impotencia de hacerlo, la hidrofobia se ha apoderado de él y lanza insultos groseros contra nuestros compañeros.

Arremete con insultos y frases de chulo contra nuestro compañero Roberto Gómez, a quien llama indocumentado por no haber sabido robar como El y como El hacer una fortuna sin hacer nada útil.

Hemos tenido (que ya es tener) la paciencia de leer los garrapatos del zoquete y vendido Azpilicueta y no hemos encontrado en él ni una sola palabra que esté en concordancia con la educación y el humanitarismo.

Toma tila, Azpilicueta y deja tranquilo a nuestro amigo Roberto, pues no es él quien maneja el Centro Obrero de Fuenmayor.

Somos UN MILLÓN TRESCIENTOS MIL adheridos a la Confederación Nacional del Trabajo; que estamos dispuestos a liquidar en breve plazo a todos los que estorban, aunque se llamen Azpilicuetas y sean tan groseros y canallas como tú.