Nuestra objetivo social: recuperar y preservar la memoria de los asesinados y represaliados en La Barranca y en toda La Rioja a raíz del golpe militar del 18 de Julio de 1936.

Un grupo de personas impide la retirada de placas franquistas en un pueblo de Ciudad Real

Una veintena de vecinos de la localidad ciudadrealeña de Herencia han impedido que los trabajadores municipales quitasen de la fachada de un Convento unas placas que contienen citas de enaltecimiento de la dictadura.

El PP se opone a retirar los símbolos franquistas de Herencia porque “fomenta la crispación”

Vecinos de Herencia impidiendo la retirada de las placas | El Semanal de la Mancha Vecinos de Herencia impidiendo la retirada de las placas | El Semanal de la Mancha

Después de que la presidenta del Partido Popular de Herencia se opusiera a retirar dos placas franquistas argumentando que esta decisión “fomenta la crispación”, un grupo de vecinos de esta localidad ciudadrealeña ha impedido que los trabajadores del Ayuntamiento desmontaran definitivamente estos símbolos que incumplen la Ley de Memoria Histórica por contener citas que enaltecen la dictadura. Concretamente, las placas se encuentran en la fachada en la entrada de Iglesia Nuestra Señora de la Merced, y en ellas, además de poderse leer la frase ‘Caídos por Dios, España y su revolución nacional sindicalista’, también puede visualizarse el nombre de José Antonio Primo de Rivera.

Sobre este asunto, el alcalde socialista de Herencia, Sergio García-Navas, ha asegurado que en el mes de septiembre "hubo consenso" con los Padres Mercedarios para la retirada de las placas franquistas de la fachada de la Iglesia de su Convento. En ese momento se empezó a tratar este asunto y en el tiempo que ha transcurrido desde entonces, "el comendador ha cambiado de opinión y desconozco los motivos".

El alcalde desmiente al responsable religioso del Convento

De esta forma, García-Navas ha querido responder a las declaraciones del responsable religioso del Convento de la Merced en las que ha afirmado que "no se puede hablar en ningún caso de consenso", de las que ha asegurado que "no son ciertas" porque cuando se inició el proceso en el mes de septiembre, tanto el comendador que había entonces como el actual que llegó en ese mismo mes "mostró su disposición a cumplir la ley".

"Dijo que aceptaban lo que tenía que pasar y consensuamos la colocación de un azulejo de la Virgen de las Mercedes y otro del Cristo del Consuelo en el lugar de las placas, uno lo pagaba el Ayuntamiento y el otro la Orden de la Merced", ha manifestado García-Navas.

En este tiempo se han ido fabricando estos azulejos en Andújar bajo la supervisión de la Orden de los Mercedarios. La intención era que se produjera el día 15 la retirada de las placas y que este 16 de marzo se colocaran los azulejos que ya están en el Ayuntamiento.

Sergio García-Navas ha asegurado "desconocer los motivos por los que ha cambiado de opinión el comendador, pero de septiembre a marzo ha variado, y aunque alega haber escuchado el dolor de las familias, sólo habrá escuchado el de algunas, por lo que le invito a que escuche a otras también".

El consenso sobre la retirada de las placas "parte desde el primer momento", ha insistido el primer edil, ya que él personalmente le habló al comendador de que la Asociación de Memoria Histórica les había "invitado" a cumplir la ley. Los Mercedarios "se mostraron de acuerdo en la retirada y en colocar los azulejos", ha insistido.

Cumplir la ley para evitar actos vandálicos

"El resto de alegaciones son postizas y posteriores, porque en ningún momento se habló de orden judicial para poder cumplir con esta ley, sino que para evitar actos vandálicos como los que han padecido estas placas, que están manchadas de pintura y que en ocasiones han sido amenazadas con retirarlas por colectivos de forma violenta, se vio que era buen momento para cumplir la ley", ha indicado.

El 15 de marzo era el día marcado para retirar las placas, pero no se pudo porque un grupo vecinos obstaculizó el paso de los operarios municipales y "por la propia seguridad de la gente que estaba allí, se decidió posponerlo". García-Navas ha señalado que volverán a retomar el asunto y lo consultarán con los servicios jurídicos y la secretaria del Ayuntamiento, que dirán las directrices a seguir, porque "queremos cumplir la ley, pero con la ley en la mano y veremos los pasos más adecuados para ello".

Según la Policía Local, se produjo una concentración en la puerta del Convento con gente apoyada en la pared para impedir la retirada "con gritos y consignas, pero sin episodios violentos". La decisión que se adoptó fue la de "dejarlos allí y que se expresaran libremente y cuando vieron que las máquinas se retiraban, ellos mismos se disolvieron", ha argumentado el alcalde.

Este "no es un asunto de preocupación para el pueblo. De hecho no había más de veinticinco personas delante de las placas para que no se retiraran, entre ellos padres mercedarios y familiares de unas tres o cuatro personas de las que aparecen en las placas", apunta García-Navas, que añade que "no es un tema que se esté hablando en los bares o corrillos, sino que se está viviendo de forma natural".

En este sentido, ha aseverado que "del mismo modo que cumple el Ayuntamiento con la ley de pago a proveedores por ejemplo, se está tramitando esta otra ley". "Nos preocupa en la misma medida que el cumplimiento de otras leyes", ya que además de este tema, "el alcalde y el equipo de Gobierno también están pendientes de  otros muchos asuntos como el Plan de Empleo de la Junta de Comunidades, que en breve empezará el proceso de selección y que es una prioridad", ha concluido García-Navas.