Félix Morga Rocandio

Localidad de residencia: Nájera (La Rioja)

Nacimiento
Nacido en: Nájera (La Rioja)
Fecha de nacimiento: 14/01/1891

Asesinato
Lugar de asesinato:
Fecha de asesinato: 22/07/1936
Edad: 45

Observaciones:

45 años (14.1.1891). Viudo de Francisca Baños, 5 hijos: Esperanza, Palmira (las dos estarían en la cárcel de Logroño hasta marzo del 37; Esperahza visitaría en el 38 la cárcel de Burgos y Palmira volvería a la de Logroño en febrero de 1940), Gerardo (que permaneció como «topo» tres años debajo de una escalera en casa del también asesinado Víctor Ojeda, ver más adelante.    Luego marchó a Francia con Urbina yArrieta «el Negro» y después a Argentina.   Cuando volvió, sobre el año 60, le esperaba un montón de gente en el puente, pararon en el Royiltl, recuerda su hermana Armenia, «lo primero que dijo: ‘<No quiero ver una lágrima>), Armenia/Mar y Acracia/Francisca (bautizadas despIués de la muerte de su padre, las hacían ir todos los días a misa). Félix era zapatero y trabajador del campo. Concejal (incluso en la Dictadura de Primo de Rivera, cargo del que fue destituido por el entonces gobernador militar) y alcalde. Fue también gestor provincial (diputado) en el 36. Anarquista, republicano, radical socialista, finalmente afiliado Izquierda Republicana.  Había sido procesado y condenado a muert en 1930 cuando el levantamiento republicano. Se refugió en Baraculdo y Logroño, y venía muchas noches a casa en camiones de pellejo de vino, recuerda Armenia. Esta es su confesión ideológica y vital: «El tener 5 hijos sin bautizar el casarme civilmente y tener mi padr.e, mi madre, mi hermano y mi mujer en el cementerio civil, dicen de mi libre pensamiento. El no explotar a nadie pudiendo hacerlo, proclama ro/a deseos comunistas. El haber tomado parte en todas, en todas, repito, las conspiraciones contra la Dictadura, unido a mi actuación dtil momento demuestra sé darlo todo por la libertad» (citado en la revista Malpica, por Desiderio C. Morga). En abril de 1933 acaba así una pro- dama del Partido Radical Socialista: «Hemos de terminar mas no sin aclarar que no tratamos de ocultar en nuestra buena administración . nuestra significación política. La más extrema izquierda es nuestro campo. Nuestra Patria, el Universo. Nuestra Religión, la fraternidad humana, en cuya comunión se fundirá un estado social, que la paz eterna hará que reine sobre la Tierra’. En agosto de 1932, en un suelto que enfrenta el problema de las escuelas se sincera: «Os habla un hombre que desde hace treinta años lucha en vanguardia de la liberación humana; os habla quien en la política está, no con el fin de coger con artimañas los pollos de la cucaña, que diría Mella, sino buscando en ella el arte de gobernar sabiamente como pretendiese Jovellanos». Sabino Ruiz, que fuera gobernador civil en 1932, pide a Miguel Bernal, director del semanario Izquierda Republicana, un homenaje a Félix Morga, correligionario al que reconoce «de ideología más avanzada»: «Si la República contase con muchos hombres así por los pueblos irredentos, España se pondría en pie muy pronto»(Izquierda Republicana, 13.1.36). Morga, agradecido y emocionado, responde una semana después: «Sin dejar de ser quien soy, no puedo aceptar lo que ustedes me proponen. Aceptarlo sería, la mayor demostración de que no lo merecía’. («Ni una palabra más», Izquierda Republicana 20.1.36). En febrero de 1936, ante las que se presumían elecciones, escribe: «iTrabajadores! Cara al enemigo y adelante. Las horas son sublimes; la batalla decisiva; cumplid con vuestro deber el domingo, unidos en avalancha, y con ello, además de libertar a los presos, habréis escrito otra página en la que haréis constar que Nájera sigue siendo digna de figurar en la vanguardia de los liberales’.  Fue detenido y encerrado en la cárcel de Logroño julio. Al parecer alguien le llamó desde el Gobierno Civil que, recordemos, estaba desde primera hora de la mañana en mano de los sublevados. Bajó a la capital en el taxi de Eugenio «Jovito». El día 22 de julio «habiendo tenido confidencias de que en las proximidades de Nájera existen armas, saldrá ahora mismo una patrulla con Valero Ojeda y Félix Morga para las debidas averiguaciones. Entréguese a la patrulla los mencionados detenidos’ El sello es de la Comandancia Militar. Con toda seguridad los dos llegaron a Nájera, de donde los sacaron a morir en el alto de San Antón el mismo día 22 según la familia. «Era el día de la Magdalena, lo trajeron al Ayuntamiento para entregar las llaves y alguien que lo llevó a San Antón nos lo contó más tarde: «. Allí los dejaron tirados. El cuadernillo de la Cruz Roja da cuenta de que se quemaron los cadáveres, en descomposición el día 28 de julio de 1936. El certificado de defunción es del 2 de julio de 1963.

El juez que entiende el expediente de Félix Morga (RP 92/12) aconseja multa de 15.000 ptas., que la comisión elevará a.. UN MILLÓN DE PESETAS.  El expediente y embargo serán sobreseídos en julio de 1944. En el mismo, Constantino Cordón, comandante del puesto de la Guardia civil, escribe (1.5.37): «Félix Morga Rocandio (desaparecido). Caudillo de las huestes anarquistas de esta ciudad y su partido, fue el inductor y planeador de todos los asesinatos, incendios, atropellos y desmanes organizados y cometidos por el funesto Frente Popular ocupando durante su mandato ominoso los puestos de Alcalde, Gestor de la Excma. Diputación y Presidente nato de los Centros políticos-extremistas de esta Ciudad y Delegado de los del Partido’. Los de Falange Española añaden: «… Comunista libertario según propia confesión, afiliado al Partido Radical Socialista del cual fue jefe indiscutible… instigador de la lucha de clases. Antifascista furibundo. Cómplice en los asesinatos de los falangistas, hecho perpetrado en la ciudad de Nájera el día 14 de junio de 1936». Y el párroco, Félix Ayala, dice: «Que desempeñó el cargo de Alcalde de esta ciudad y Gestor Provincial, hombre de ideas exaltadas, muy poseído de sí mismo y causante moral de casi todos los conflictos originados de unos años a esta parte en esta localidad y contornos’ como en todos los casos de «desaparecidos» se le conmina a presentarse a través del Boletín Oficial de la Provincia… Félix Morga es una de las figuras claves de la acción política riojana en el primer tercio del siglo XX. Ejemplo de entereza personal y de coherencia política por encima de siglas y circunstancias, intentó llevar adelante infinidad de obras en beneficio de la ciudad, además de una constante labor de discusión y difusión de sus ideas libertarias y socialistas en materias de educación, religión (fue acérrimo defensor de secularización de la vida pública), desarrollo, etc. Más detalles de su vida y acción pueden verse en el libro ya citado de Jesús Ruiz Pérez. Morga, después de su asesinato, seguía siendo la bestia negra, en este caso «roja», de las autoridades fascistas de la zona. En los expe- dientes; de Responsabilidades Políticas que sobrevivieron al Movimiento se les acusaba con igual énfasis de favorecer al Frente Popular como de ser amigos de Morga. Ciertamente le negaron más de tres veces en aquellas noches aciagas. Con ello, seguramente, alguno salvó la vida o la hacienda, explicando sus contactos como simples consultas profesionales, nada de amistad, ni de intimidades con el cabecilla Morga, sólo relaciones normales con quien era el Alcalde…

«Si hubo quien le sacó la cara», recuerda Armenia. «Mariano  <Pimentón>, que le dijeron <Usted era amigo de Morga>, <Sí señor> que por qué, le preguntaron, <Porque era una buenísima persona».  De su hermana Esperanza cuenta que no tenía miedo, como aquella vez «que iban Polo y Luis Ochoa con las armas, y decían <abajo los criminales> y ella respondió <abajo, pero los criminales sois vosotros> y le dieron un culatazo y la metieron en un calabozo.  A Esperanza la cortaron el pelo la primera, tenia dos cojones y no se callaba nunca».